El diputado francés Stéphane Claireaux sufre un ataque de los antivacunas en la puerta de su casa