Los diputados británicos del Parlamento Europeo hacen las maletas