Un directivo de la Asociación Nacional del Rifle responsabiliza al pastor de la matanza