El directivo de Google, libre