El director de la FAO cree que la salida a la crisis es aumentar la producción de alimentos