Los dirigentes rebeldes libios abren la posibilidad a un alto el fuego con condiciones