La discoteca que se quemó en Bangkok sólo tenía un extintor