Los disturbios se extienden sin control por varias ciudades de Inglaterra