Dos policías no pueden detenerlo... ¡y un transeúnte les echa un cable!