El duque de Edimburgo, una vida dedicada a la monarquía