Los duques de Cambridge, de luna de miel