Los manifestantes ocupan la sede del Gobierno pero Lenín Moreno asegura que no dimitirá