El Gobierno de Lenín Moreno reprime con mano dura las protestas: Cinco muertos y cientos de heridos