Se teme que el edificio devorado por las llamas en Londres pueda venirse abajo