Unas vistas al alcance de muy pocos: Nueva York cuenta con el edificio de viviendas más alto del mundo