Los efectos del último tornado en Dallas, Texas, dejan un balance devastador