El ejército brasileño toma las calles de Río de Janeiro