El embajador ruso dimite tras trabajar 10 años en Washington