El regalo más conmovedor: un joven daltónico se deshace en lágrimas al ver los colores por primera vez