Un niño enamora a golpe de caderas a los turistas de La Habana