Un grupo de encapuchados siembra el terror en la ciudad boliviana de El Alto