Condenado a cadena perpetua un enfermero alemán acusado de asesinar a 85 pacientes por diversión