Los equipos trabajan contrarreloj en China en busca de supervivientes bajo el lodo