La erupción del volcán Sinabung en Indonesia obliga a 30.000 personas a abandonar sus casas