El escándalo crece en Reino Unido