Los escáneres corporales son tan peligrosos como el terrorismo