La escasez azota las zonas más pobres de Venezuela