Comerciantes y pintores se pelean por el espacio del barrio parisino de Montmartre