Un español que pasó siete horas bajo los escombros está hospitalizado en L'Aquila