Los españoles que vivieron el atentado, hundidos por la "impotencia"