Los españoles residentes de Christchurch vivieron con angustia la masacre de la mezquita