Dos españoles viajaban en el Airbus