La estación de esquí francesa donde se contagiaron los turistas británicos analiza si hay más casos