La estación de tren más cara del mundo abre sus puertas de Nueva York