Show en la Eurocámara: Algunos dan la cara por Puigdemont y la espalda a Beethoven