Los enviados europeos tratan de impulsar una condena a Siria en el Consejo de Seguridad