Una exhibición de los Globetrotter casi termina en tragedia