La explosión en el hospital de Quetta mata al comisionado adjunto de Policía y hiere a agentes y periodistas