La explosión de Beirut cambió en un instante la vida de sus ciudadanos: unos segundos difíciles de olvidar