Algunos españoles residentes en el Líbano narran la brutal explosión: "Es como si hubiera habido una guerra"