El escenario de la tragedia tras las explosiones en el aeropuerto de Bruselas