Un ‘jardín de radicales’ en pleno corazón de Europa