La justicia expulsa a un policía estadounidense que asfixió a un afroamericano cuando lo detuvo