El faro Rubjerg Knude, trasladado tierra adentro para evitar que la erosión costera lo arrojara al mar