Felipe VI recibe la máxima distinción británica que otorga la reina de Inglaterra