Los filipinos acuden con la tradicional palma a la misa del Domingo de Ramos