¿El fin de la pesadilla en Libia?