La Fiscalía General egipcia interroga a quince sospechosos