Florence deja un rastro devastador tras su paso por Carolina del Norte