Lo peor de Florence está por llegar